Como enfriar un cuarto sin aire acondicionado

En verano, se acumula el calor en el piso, y a menudo nos preguntamos como enfriar un cuarto sin aire acondicionado, ya no todos podemos permitirnos el lujo de este costoso aparato.

En los departamentos, sobre todo si no hay buena ventilación y una corriente de aire, se puede hacer insoportable la temperatura que llegan a alcanzar en el interior, ya que el aire se va calentando y acumulando en el habitáculo.

Colocarse frente al ventilador más cercano lo hace más llevadero, pero hay muchos más trucos para mantener el frescor.

De hecho, hay muchas maneras de proteger tu casa del calor de forma económica. Además te sentirás todo un manitas!

Consejos para mantener la temperatura baja

Cierra las persianas

Tan simple como pueda parecer, estudios contrastados han demostrado que hasta un 30 por ciento del calor no deseado proviene de las ventanas, y el uso de persianas, cortinas opacas, y similares puede ahorrar hasta un 7 por ciento en las facturas,  además de reducir las temperaturas interiores hasta 6 grados. En otras palabras, cerrar las persianas evita que tu casa se convierta en un invernadero. Esto es especialmente importante en el caso de las ventanas orientadas al sur y al oeste, donde el sol incide con más fuerza.

Utiliza cortinas opacas

Las cortinas opacas bloquean la luz del sol, aislando naturalmente las habitaciones en las que están instaladas. Se recomienda utilizar cortinas de color neutro con refuerzos de plástico blanco o transparente, para reducir el calor del interior de los cuartos hasta en un 33 por ciento.

Utiliza las puertas con sentido común

… el menos común de los sentidos! 🙂

Cerrar los cuartos que no utilices evitará que el aire frío llegue a esas áreas durante las horas más calurosas del día. También querrás aprovechar para abrir todo de par e para durante las horas más frescas de la noche, permitiendo que el aire fluya naturalmente a través de tu departamento.

Tunea el ventilador en lugar de encender el aire acondicionado.

Ni siquiera un acondicionador de aire puede emular una falsa brisa marina, pero este simple truco puede hacerlo. Llena un cubo con hielo (o algo igualmente frío, como una bolsa de hielo) y colócalo en ángulo frente a un ventilador grande para que el aire se desprenda del hielo en un estado extra-frío y generado una especie de neblina o brisa muy agradable y refrescante. Confía en nosotros: Es mágico!

Cambien las sábanas

Cambiar las sábanas no solo ayuda a refrescar una habitación, sino que también es una excelente manera de mantenerse fresco. Mientras que los textiles como las sábanas de franela y las mantas de lana son fantásticos para el aislamiento, el algodón es mucho mejor para esta época del año, ya que transpira fácilmente y permanece más fresco durante más tiempo. Como bono adicional, cómprate una o dos almohadas de trigo sarraceno. Debido a que los granos de trigo tienen un espacio de aire natural entre ellos, no se aferran al calor de tu cuerpo como las almohadas convencionales, incluso aunque los metas en una funda de almohada.

Pon un ventilador en el techo

Si aun no lo tienes instálalo, pues es perfecto para evitar que se acumule el aire caliente en el techo.

Ajusta los ventiladores para que giren en sentido contrario a las agujas del reloj.

Es posible que no supieras que tu ventilador de techo necesita ser ajustado estacionalmente. Lo correcto es que se configure para funcionar en sentido contrario a las agujas del reloj durante el verano, y a una velocidad más alta de lo normal. De esta manera, el flujo de aire del ventilador creará un efecto de brisa de viento frío que hará que te sientas más fresquito.

Céntrate en la temperatura de tu cuerpo, no en la de tu cuarto.

Si tus antepasados sobrevivieron sin aire acondicionado, tú también puedes. Puedes hacer cosas como ingerir bebidas frías hasta aplicar un paño frío en las áreas más problemáticas, como el cuello y las muñeca. Además, refrescarse desde dentro hacia afuera no es tan mala idea, sobre todo si puedes disfrutar de un buen mojito o un tinto de verano.

Otros trucos incluyen escoger correctamente tu ropa y decirle a tu pareja que no volveréis a abrazaros hasta que las hojas de los árboles vuelvan a “verdear”. Trata de tener un barreño de agua fresca cerca de tu cama y sumerge sus pies si sientes mucho calor durante la noche.

Enciende los extractores del lavabo.

O el extractor de tu cocina. Ambos expulsan el aire caliente que sube después de cocinar o darte una ducha de vapor e tu casa o apartamento.

Proteje tu cama del calor.

Ve directamente a la fuente, y pon una bolsa de agua fresca bajo tu cabeza mientras duermes. Para los pies, llena una botella de agua y ponla en el congelador antes de colocarla a los pies de tu cama. Y, aunque suene extraño, humedecer ligeramente las sábanas o meterlas en el congelador antes de acostarse te ayudará mucho a relajarte.

Duerme bien

El calor tiende a subir, así que ubica el sillón de abajo o vete al sótano, o puedes incluso colocar tu colchón en el suelo si el aire es más fresco allí abajo.

Deja que entre el aire de la noche.

Durante los meses de verano, las temperaturas suelen bajar durante la noche, aunque esto depende de donde vivas. Si este es tu caso, tienes suerte! Aprovecha al máximo estas horas refrescantes abriendo las ventanas antes de irte a la cama. Incluso puedes crear una corriente de aire colocando estratégicamente tus ventiladores para forzar la perfecta brisa cruzada. En cualquier caso, asegúrate de cerrar las ventanas y las persianas antes de que empiecen a subir las temperaturas a la mañana siguiente.

Tunea las ventanas.

Para crear una corriente de presión de enfriamiento, abre la parte superior de las ventanas en el lado de sotavento de tu casa y abre la sección inferior de las ventanas en el lado opuesto. También puedes considerar la posibilidad de colocar una caja-ventilador en la ventana para expulsar el aire caliente, e humedecer una sábana y luego colgarla frente a una segunda ventana abierta como una cortina, así obtendrás una agradable brisa con sensación de frescor.

Deshazte de las luces y bombillas tradicionales

Si alguna vez has necesitado motivación para pasarte a los LEDs, este es el momento. Las bombillas incandescentes desperdician alrededor del 90 por ciento de tu energía en el calor que emiten, así que tirarlas a la basura sin duda hará una pequeña diferencia en el enfriamiento de tu hogar mientras reduce tu factura de la luz.

Empieza a usar la parrilla.

Es obvio, pero vamos a decirlo de todos modos: Usar tu horno o tu tostadora en verano hará que tu casa esté más caliente. Si ya te parece que hay 50 grados en tu casa, lo último que quieres hacer es encender un horno capaz de alcanzar los 400 grados. Además, ¿quién no quiere sacar más rendimiento a sus muebles de exterior y sus accesorios de temporada como tumbonas, sofas y hamacas?

Haz algunas mejoras a largo plazo

Si estás realmente, realmente comprometido con todo el asunto de no tener aire acondicionado, puedes hacer un par de cambios en tu casa que la mantendrán más fresca durante las temporadas venideras.

Las películas aislantes para ventanas, por ejemplo, son una compra inteligente ya que funcionan de manera similar a las persianas. Y complementos como toldos o plantar árboles o enredaderas cerca de las ventanas que dan a la luz protegerán tu hogar de los rayos del sol, reducirán la cantidad de calor que tu departamento absorbe y harán que tu inversión valga aún más la pena.

Have any Question or Comment?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *